martes, 15 de junio de 2010

CAMBIOS DE RUMBO, DECISIONES Y OTRAS VOLADAS DE PÁJAROS


Es difícil abrirse camino en un mundo desconocido. De todas las rutas a seguir, de todas las decisiones posibles, una no sabe muy bien cuál va a ser la mejor. Es complicado saber si te equivocas o aciertas. Es un largo todo en el que cada parte interacciona con las demás y nos puede llevar a nuestra meta o no. En cualquier caso hay que intentarlo.
En el 2004 decidí apostar por mi faceta de escritora, por hacer realidad un sueño que había acariciado desde niña pero que, por esas cosas que tiene la vida, se me había olvidado. Y así, sin saber dónde me estaba metiendo me embarqué en la apasionante aventura de ser escritora. Gané mi primer certamen literario en 2006. Publiqué mi primera novela en 2008. A partir de ahí vinieron algunos otros premios, menciones y publicaciones. En todo ese tiempo seguí viviendo. Cambién de vida, tuve una hija... y las circunstancias me llevaron a pasar unos años de poca actividad. No me podía embarcar en un proyecto de largo recorrido como es una novela así que me dediqué a hacer mil cosas relacionadas con la literatura. Un programa de radio, colaboraciones en prensa literaria, reseñas para Anika...
Me planteé que pasaría tres años inactiva cuidando de mi hija hasta que fuera al cole. Pero está visto que la inactividad y yo somos incompatibles. De todas maneras esos tres años están llegando a su fin y el mítico septiembre está cada vez más cerca. Es por eso que estoy preparándolo todo para poder cumplir con mis planes. Tras mi viaje a Madrid he tomado la decisión de centrarme en la escritura. Los consejos de Ricardo Gómez, las charlas con Carlos Hugo Asperilla y Juan Casamayor y los ánimos con los que he vuelto me han puesto las pilas.
El primer paso ha sido dejar algunas de las cosas que hacía y que ya no me aportaban nada. Seguiré con Anika entre Libros porque quiero a Anika y porque su web me ofrece una magnífica ventana para conocer a otros escritores, editores y editoriales. Mi labor para este portal me ha reportado tantas satisfacciones que no me puedo imaginar funcionando sin él. Eso sí, voy a intentar reducir la actividad dedicándole menos tiempo que hasta ahora y seleccionando muy bien las lecturas.
Y todo eso para centrarme en escribir. Hay algunas editoriales que se han interesado por mi novela, conocidos que me han dicho que cuando la acabe me echarán un cable, contactos... pero eso no va a servirme de nada si no consigo acabar esa novela (tampoco son una garantía de que la publicaré pero ya es más que la primera vez). Ahora tengo que defender mi condición de escritora desde la escritura y después podré ver si este tiempo de prodigarme en las reseñas, entrevistas, presentaciones de libros o la visita a la Feria de Madrid han servido para allanar el camino. También hay que saber si he aprendido algo de los más de cien libros leídos para Anika. En todo caso, tengo que escribir una novela ambientada en el Antiguo Egipto. Os iré contado qué tal.

3 comentarios:

Morgan dijo...

bIEEEEEEEN
ole tu chichi !!!!
Me estabas asustando con el pesismismo que te rondaba desde hace meses.
Así se hace, reduce trabajo y dedica energia a escribir.
Y sigue en Anika, pero no pida tantos libros joiaaa,jaja ( no sé pa que hablo si yo hago lo mimo que tú ).
A Anika no la pueden abandonar sus chicas.

besos corazón.

La Bruja "Escritidora" dijo...

Jejejejejejeje "Están locas estas escritoras", como diría Obelix. Es que estos días han dado para mucho. Lo de Anika es puro vicio, hija, me lo paso tan bien... Eso, y tú no des consejos que no te aplicas que también vas lanzada. Besos, guapa.

Víctor Morata Cortado dijo...

Y yo que me alegro mucho, Bruji. Dejar a un lado la morralla, deshacerse del lastre para centrarse en lo verdaderamente importante, en lo que te ha movido a estar donde estás, es magnífico y espero y deseo que en esta nueva etapa tengas un buen lance creativo. Se suele decir que las cosas vienen cuando deben y no antes ni después, yo creo en estas cosas (y tú, Brujilla, imagino que también, jeje) y me parece a mí que el que hayas estado con la cabeza tan metida en la literatura, leyendo y reseñando a saco, puede que te haya aportado más de lo que a priori puedas advertir. "El Susurro de los Árboles" fue un gran comienzo y no dejaré de alabar tus cualidades literarias, pero algo me da que lo que ha de venir, aún será mejor. Así que ánimo y mucha suerte con tu nueva novela.