jueves, 4 de marzo de 2010

EL DURO TRABAJO DE RESEÑAR

Reseñar, aunque sea por amor al arte, es un trabajo y una responsabilidad. Más si lo haces en un medio como es Anika entre Libros con una trayectoria, un reconocimiento y un alcance como el que esta web tiene. Se va a acumplir un año desde que por obra y gracia de Joseph B. Mcgregor me convertí en una de las lectoras-resedoras-entrevistadoras de Anika. Las alegrías han sido muchas. La última la antología de la editorial Aladena en la que me han invitado a participar. Y es que no sólo he leído y escrito sino que además he conocido a otros lectores-reseñadores-entrevistadores, escritores e incluso editores, he asistido a muchas presentaciones... en fin, me he acercado a un mundo en el que me encanta saber que tengo un lugar aunque sea minúsculo .
Algunos autores consagrados como Care Santos y Fernando Iwasaki han reproducido parte de mis reseñas de sus obras en sus webs, todo un honor. Otros que comienzan como Víctor Morata o Verónica Butler, han hecho lo mismo en sus blogs, otro grandísimo honor. Hasta incluso algún editor ha hablado conmigo alegrádose de que haya sido la primera "con conocimiento de causa" en haber leído uno de sus libros. Todo ello suma en lo positivo. Pero no todo es así. También hay una parte, si no mala, sí al menos no tan agradable.
Quienes me conocen saben que soy la primera en ofrecer lo que tengo a los demás y como ahora tengo la suerte de poder ver lo que escribo sobre libros en la web de Anika siempre me ofrezco a leer los libros de amigos o conocidos y a veces eso es un compromiso que me trae complicaciones. Tampoco faltan los escritores que me atosigan hasta que me he leído su obra y una vez vista la reseña ya no se acuerdan de mí. O los que me la dan esperando, casi exigiendo, una valoración positiva, e incluso intentando marcarme las pautas o convencerme de lo que he de decir.
También se da el caso de los libros que por una razón u otra no me han gustado. Eso es tremendo. Como escritora que ha publicado una novela y se ha sometido a la opinión de un público que no la conoce y, por tanto, no tiene la necesidad u obligación de ser benévolo, sé lo que representan las críticas. Es por eso que soy muy prudente a la hora de opinar. Pero hay que ser honesta: si algo no te ha gustado no puedes decir que sí. Así que, siempre desde el respeto, intentas darle mil y una vueltas para expresar lo que sientes sin herir al escritor. Intentando buscar lo que de bueno tiene la obra, que casi siempre lo tiene, aunque en ocasiones es difícil de encontrar. Así es que, últimamente, me da un poco de miedo leer libros de amigos o conocidos. Por suerte, en todo esto, poniendo las cosas en una balanza gana lo positivo y estoy encantadísima de ser una de las privilegiadas colaboradoras de Anika entre Libros.

5 comentarios:

Morgan dijo...

ay cielo, a mi me pasa lo mismo.
En mi caso, quedé encantada con la entrevista y la reseña que me hiciste, pero sabes que te pedí sinceridad y me la diste, algo que valoro mucho.
Con tu novela me sentí tan especial leyéndola que me emocionó.
Y también te dí mi sincera opinión.
Yo intento que si el libro no me gusta, aclarar que puntos no son favorables y cuales sí, poque todos tienen algo positivo.
Pero desde luego quiero ser sincera porque como escritora me gusta que lo sean conmigo y también hay que saber encajar las críticas.
Fíjate , de una de las últimas novelas que reseñé, su autor me mandó un mensaje agradeciéndome la crítica aunque no fuera positiva. Le expliqué que veía mal yno me había gustado y estuvo de acuerdo conmigo, de hecho ahora es uno de mis amigos del face.

La Bruja dijo...

Es lo que hay, Vero, yo escribo siempre desde el respeto pero he de ser honesta conmigo misma y con quienes esperan mi opinión sincera. Y al que no le guste... pues que no de sus libros a leer porque como lectora tengo derecho a opinar y aunque seguramente no cumplo todos los requerimientos que cierta escritora que tú y yo conocemos le pide a un reseñador te diré que tengo una especialidad en periodismo cultural por la UAB y que durante unos años me encargué de hacer las reseñas de la web de RENFE y nadie se me ha quejado, es más, me pagaban por hacerlo. Si a eso le añades los más de 60 libros que he comentado para Anika en menos de un año se puede decir que, por lo menos, tengo algo de experiencia en el tema, ¿no? En fin, por suerte estos son los menos. Besos, reina mora.

Carolina dijo...

Hola Bruji!
Pues no sabes lo que te entiendo ahora que hago reseñas para nuestro querido MacGregor. No suelo ser "dura", pero si algo no me gusta he de ser sincera y decirlo y he recibido algún agradecimiento que otro de algún autor; la verdad, todos los que no van de "divos" se lo toman de forma positiva y con sentido del humor, pues de personas inteligentes es sabido que hasta de lo malo se aprende.
No cuesta hacer una crítica negativa, lo que cuesta es hacerlo con tacto y respeto.
Besotes y abrazos!!

Víctor Morata Cortado dijo...

Hola Bruji. Entiendo lo que dices y es por eso que, aunque ya sabes que hago alguna reseña que otra, yo no podría obrar a sueldo en este sentido porque, por regla general, tan sólo reseño aquello que de un modo u otro me ha impactado, ha dejado huella o, simplemente, me ha gustado. Cuando algún libro no me gusta, no suelo hablar de él. Así de simple. No se hieren egos. Entiendo que, cuando la cosa va más allá y se convierte en un oficio, es algo más complicado obrar así. En cualquier caso, algunos de los amigos que confían en mi criterio (ellos verán, jeje) ya saben que intento ser constructivo con mis críticas y comentarios y si he de comentarles algo que no me ha gustado, con la mayor delicadeza y en privado, se lo hago saber. Por mi parte me quito el sombrero ante tu labor y espero que algún día sea una novela mía o entrevista por mi labor la que lleves a cabo, pero sin compromiso y, desde luego, bajo el prisma absoluto de la sinceridad. Como decías en alguna ocasión, esto es una carrera de fondo (así lo quiero ver yo también) y lo interesante es aprender de los errores y, si nadie te los dice, el camino es mucho más difícil e improductivo. Por eso, quédate con lo bueno y sigue. Tienes madera. Eso sí, a ver si Llunita empieza el cole y te deja trabajar en tu nueva novela, que hay ganicas. Bueno, besos y abrazos. Es que me enrollo...

La Bruja dijo...

¡¡¡Ay mis guapos!!! Cómo se nota que todos remamos en el mismo barco jeje. Gracias por la solidaridad a los dos. Y Víctor, me encanta que te enrolles.
Es que me fastidia cuando una hace las cosas de buena fé, se devana los sesos para decir las cosas con delicadeza, saca tiempo de donde no lo tiene para leer el libro de alguien que se lo pide, incluso le haces un hueco por delante de los que te has comprometido a reseñar... y luego ofendidos o en cuanto han conseguido la reseña no te vuelven a hablar. Como suele decirse: ni agradecida ni pagá. Pero bueno, esto de las reseñas me ha traído muchas más alegrías que otra cosa.
La próxima novela de Víctor la reseñaré por delante de todas las demás y ojalá que esté en otros medios en los que mi ayuda pueda serle mucho más útil. Y Carol, tu primer libro de relatos (en el que espero que te pongas a trabajar YA) también pienso reseñarlo con todo mi cariño. Pues hala, a escribir todos que esto de intesné quita mucho tiempo :D