miércoles, 4 de noviembre de 2009

NUEVOS PROYECTOS


El otoño ha llegado. Las hojas caen y el paisaje muda su color. Los cambios de estación siempre nos dejan un poco mustios, si no que le pregunten a Carolina, el halcón que surca estos cielos del ciberespacio. Supongo que yo también padezco esa "otoñitis aguda" que nos toca y nos vapulea como el viento que estos días sopla con saña. Hay días buenos, otros malos y luego están estos a los que me refiero, uno está decaido y no sabe por qué.

Mis días de decaimiento y cierta angustia últimamente tienen mucho que ver con mis devaneos literarios. Llevo unos años escribiendo, soñando y viviendo en letras escritas. He ido encadenando pequeñas cosas, otras mayores pero nada definitivo. Haciendo camino como se suele decir, sin pausa pero sin prisa. Soy feliz así y estoy encantada con mi suerte pero en esos días de bajón me empiezo a plantear a dónde voy, si merece la pena todo el tiempo y esfuerzo que estoy invirtiendo, si no seré ya muy mayor para ser principiante y aprendiz... en fin todas esas cosas que nos planteamos los que escribimos. También creo que me he acostumbrado un poco mal, los últimos años han estado llenos de cosas, nimiedades tal vez, pero cosas importantes para mí y cuando pasa un tiempo sin novedades me acabo deprimiendo, tengo la sensación de que me he estancado.
Ayer fue un buen día en el que la respuesta era sólo una: vale la pena seguir adelante, lo que deseo ya lo tengo y el sueño no se ve tan lejano. Y fue bueno por partida doble. Por un lado la llegada de mi libro, mi tercer libro publicado, el segundo en coautoría y aún me queda un cuarto por llegar. Imagino que debe estar al caer. El libro de ayer ya estaba previsto que llegara pero no por eso me hizo menos ilusión. Lo que me sorprendió fue el nuevo proyecto que me han propuesto y al que ya he dicho SI y que será una realidad para el 2010. Se trata de una antología de relatos conjunta con otros escritores, pero esta vez con escritores que ya tienen libros publicados "como dios manda" y un cierto reconocimiento. No puedo contaros más de momento porque no sé aún si lo puedo contar pero cuando vayan pasando las cosas seréis los segundos en enteraros. Una vez más tengo la confirmación de que el trabajo acaba dando sus frutos. Luego, sólo hay que dejar madurar esos frutos.

7 comentarios:

MiánRos dijo...

Te comprendo cuando dices que sufres momentos de bajón; la soledad de sentirse sólo sin saber si estamos haciendo lo correcto o no. Creo que todos pasamos días difíciles referente al devenir de los originales que tenemos entre manos o ante alguna novela que se complica un tanto caprichosa: resolver dudas, encajar personajes y situaciones repletas de problemas que se presentan en la trama.

Sabes, yo me hice muchas preguntas de por qué hago lo que hago y con qué fin; y si merece la pena insistir en la escritura. Sí quieres y el tiempo te lo permite (sé que estarás atareada), te invito a que pases por mi blog y leas la entrada del día, 13 de octubre: DÉJAME SOÑAR Y CREERME SUEÑO, verás que tus sentimientos son afines a los míos y a los de mucha gente, si gustas de leer también los comentarios.
Suerte con ese nuevo proyecto.

Un abrazo.

No tengas miedo a ser principiante: yo vine a este mundo a aprender y me iré de él sin haber aprendido. Y no es falsa modestia. El aprendizaje no acaba nunca...

La Bruja dijo...

Querido Miguel Ángel, me he pasado por tu blog y te he leído. Tienes razón: el sentir es común. Yo estoy en la segunda fase, he publicado una novela y he de seguir. Crees que puedes tener posibilidades pero tienes dudas, necesitas escribir una nueva obra lo suficientemente buena para seguir adelante... en definitiva, más de lo mismo. Sigamos en el empeño y compartiendo sueños junto con toda esa otra gente que busca en los blogs ese espacio que nos falta en la literatura. Eso sí, adelante siempre adelante, hacia atrás ni para coger impulso. Un abrazo y nos seguimos leyendo.

Mjesus dijo...

Querida amiga. Acabas de hundirme por completo ¿quieres decirme que estás deprimida por lo poco que has publicado? En ese caso… ¿cómo estaría yo? Jajaja, es broma.

El otoño deprime, la primavera deprime, el invierno deprime, y el verano también a causa del calor… No lo creo, no creo que sean las estaciones las que nos quite la inspiración o lo que sea que tenga que venirnos. Eso siempre lo tenemos, es sólo que algunas veces cuesta sacarlo, que se echa una siesta y entonces hay que dejarlo descansar. Mientras tanto, nosotros, con tranquilidad, nos dedicaremos a otras cosas. Y un día despierta sin avisar y grita: ¡Ya estoy de regreso! ahora ponte las pilas y a escribir.
Un beso grande.

ordago13 dijo...

Nuevas vidas nuevos proyectos nuevos caminos...
Me gusta cuando en la vida se abren posibilidades...


pasate por aqui y veras una lista de todos mis programas de radio elige el que más te guste y a disfrutar
programas 10 historias

La Bruja dijo...

Caramba, MJesús, dicho así suena bastante apocalíptico :)No estoy deprimida sólo que de vez en cuando tengo un bajón. La verdad es que no me puedo quejar y no me quejo. Siempre he dicho que me gusta mi suerte y que no la cambio por nada del mundo. Eso no quita que a veces me sienta cansada. En este blog se ven los resultados pero detrás hay mucho trabajo,mil pasos caminados, mil frentes abiertos, algunas desilusiones... ya sabéis lo que es esto. También es verdad que todo es muy lento y que los tiempos parecen dilatarse ad eternum aunque finalmente todo llega. Lo dicho, que somos mu artistas y estamos tós mu locos y de tanto en cuanto tenemos nuestras crisis y paranoias :) Besos

La Bruja dijo...

Me pasaré, Ordago13, un saludo.

Carolina dijo...

Hola querida Bruja, sí, es verdad que he estado muy decaída y sin nada de ganas de escribir. Parece que cuando no tengo tiempo, es cuando más ganas tengo y viceversa.
En fin, que vi tu comentario y pensé: ¡tengo que ponerme las pilas! Así que vuelvo a los cielos de este nuestro mundo particular. Muchos besos y sí, el café sigue pendiente!!