jueves, 16 de diciembre de 2010

LEYENDO, RETOCANDO, REESCRIBIENDO


Tengo el borrador de mi último trabajo entre las manos. Se trata de un libro formado por quince relatos en el que llevo trabajando algunas semanas. Confieso que también he rescatado escritos que ya tenía acabados de hace algún tiempo. Y vuelvo a saborear esa maravillosa sensación de haberle dado vida a algo. No es equiparable a un parto por mucho que se diga, desde luego, ni tampoco a la maternidad. Pero es una sensación estupenda no comparable a ninguna otra.
El trabajo de reescribir, retocar y pulir es arduo. Cada vez que lees quisieras cambiar algo. Y es que como dijo Borges “Para dejar de corregir hay que publicar”. Más quisiera yo, ¿verdad? De cualquier manera hay que ilusionarse con todo lo que uno hace y llevarlo a cabo como si lo de publicar no fuese tan complicado. Bueno, de hecho no lo es. Publicar es muy fácil hoy en día. Hay infinidad de empresas que te publican tu libro siempre y cuando lo puedas pagar (Bubok, Círculo Rojo, Kit Book,Dédalo,Edición Personal, Atlantis...), coedición, autoedición, compra de ejemplares para poder formar parte de las antologías... Lo difícil es que alguien apueste por la obra de un escritor y que se juegue los cuartos para que ese trabajo vea la luz. No son pocas las empresas de este tipo me han ofrecido amablemente sus servicios, incluso algunas de Latinoamérica (imagino que por haber participado en consursos literarios que se organizan en esas latitudes), pero como no me puedo permitir pagar por trabajar (para mí sería el mundo al revés) tengo que hacer encaje de bolillos para conseguirlo. Picando piedra, como siempre digo.
En resumidas cuentas, he conseguido publicar una novela y formar parte de cuatro antologías (dos de relatos y dos de micros)y ahora me apetece mucho muchísimo publicar un libro de relatos. Y voy a intentarlo porque me gusta hacer todo lo posible para conseguir hacer realidad mis sueños. Y si no lo consigo, al menos lo habré disfrutado por el camino. Me voy a mi "reading corner" a darle un repaso al borrador de mis cuentos. Tendréis noticias de él... o no. Todo se andará.

2 comentarios:

Cristina Puig dijo...

Así me gusta: a luchar guerrera nata! Nada de autopublicar, si lo haces no te dirijo la palabra XDD es broma. A mi también me han hecho algunas ofertas para ello y aunque lo tengo a huevo, me niego y sé que aún me queda mucho por aprender: a redactar mejor...mucho camino por delante pero no tengo prisa ni me importa.
Estoy segurísima de que lo lograrás, alguien apostará por ti. Ya tengo ganas de leer esos cuentos jj. ¿Por cierto, qué hace mi taza del chiuaua en tu foto?:))) tengo una igual.
Un besote y mucho ánimo, a continuar "dando guerra"!

La Bruja "Escritidora" dijo...

Hola, Cris. A mí me parece estupendo que la gente se autopublique pero no entra dentro de mis planes y la última semana han vuelto a la carga los mails con propuestas de ese tipo(debe de ser para que nos lo regalemos por Navidad jeje). También yo creo que me queda muuuuuucho por aprender y la auto/coedición si no te pagas un servicio de corrección sale tal cual sin que nadie te haga de editor y te señale lo que se puede mejorar o lo que hay que corregir. En fin, que tampoco creo que sirva de mucho más que a nivel personal, por darte el gustazo. Supongo que mucha gente lo contempla como una opción más por si alguien de la edición tradicional le lee pero es tan complicado... en fin, que nunca me lo he planteado. Y como ya me he sacado la espina de verme publicada tampoco será una opción en el futuro.
Qué casualidad que tengamos la misma taza jeje ahora recuerdo que ya me lo comentaste creo que en el Feis. Me encantan las tazas, esta es una de mis favoritas. Debo de tener unas 30 y me controlo porque compraría más. Un besote fuerte y nos seguimos por este difícil pero maravilloso camino de la escritura.