martes, 7 de julio de 2009

YA VAN TRES CAPÍTULOS


Cuando una empieza un nuevo proyecto, sea el que sea, se dispone a asumir un reto. Por mi profesión de periodista nunca temo a la página en blanco otra cosa es que me convenza y me satisfaga lo que he escrito en ella.
Estos días andaba un poco embotada. No sé si era por el calor, por la amenaza de una presencia un poco incómoda en casa o por lo que yo creía que era una crisis creativa. Pero parece que el método de siempre, el de escribir escribir y seguir escribiendo por si llega la inspiración que te encuentre tabajando, es el mejor y siempre funciona.
Llevaba unos días dándole vueltas al tema. Tenía la idea, los personajes pensados... pero por más que me sentaba a escribir no conseguía hilar más de un par de frases seguidas. Por suerte las cosas cambiaron. El calor siguió, aunque ahora ha llovido un poco y también refresca. La visita que pensaba quedarse en casa unos días al final desistió. Y parece que me cuesta bien poco recuperarme de las crisis creativas (al fin y al cabo lo único que sé hacer en esta vida, lo que he estudiado y a lo que me he dedicado siempre ha sido a escribir, si no lo hiciera como el comer o el dormir sería para matarme).
También he de confesar que una buena amiga escritora (de las de verdad con una larga lista de libros publicados) me animó con insistencia. "No seas ratona, me dijo, y preséntate a ese concurso. Aunque no ganes al menos te darás el gusto de vivir la experiencia de crear una historia para niños". La escritora en cuestión también me dio unos sabios consejos, siempre me los da. Y como soy una chica facilona (fácil de convencer, se entiende) me puse a ello.
Un máximo de 50 páginas para escribir un libro para niños. Conozco "escritores" que menosprecian la brevedad en el relato, que creen que porque escriben voluminosos tratados de 800 páginas todo lo que tenga menos es prescindible. No siempre cantidad es sinónimo de calidad y creo que en muchos casos es mucho más difícil ceñirse a la brevedad que escribir sin medida. En cualquier caso es lo que hay.
Bien, la buena noticia es que ya llevamos tres capítulos de unas cuatro páginas cada uno (qué nimiedad, qué frivolidad pensarán algunos). La cosa va tomando forma y se va creando poco a poco, sin prisa pero sin pausa porque sólo tenemos hasta el día 20 de este mes. Por cierto, aquí os dejo el enlace a las bases por si a alguien le apetece vivir la experiencia http://www.leeresvivir.com/objetivos.aspx.

2 comentarios:

Mjesus dijo...

Ya te veo con otro premio.
Eres muy buena, ya sea escribiendo relatos cortos, largos, novelas o lo que te propongas. Y sabes muy bien que no lo digo por amistad, pues cuando te dije que leí el Susurro y que me había gustado, aun no nos conocíamos.
Besos.

La Bruja dijo...

Hola guapísima,gracias por creer en mí como siempre. Ya sé que tus palabras son sinceras. Ojalá ganara porque además de dinero te publican la novela, pero también me conformo con que alguien me lea y diga "pues aunque no se merezca ganar podríamos publicarla". Con eso ya me daba con un canto en los dientes. Pero sea lo que sea los concursos van más allá de los premios. Gracias al YoEscribo nos conocimos, ¿te acuerdas? Y tengo otros amigos que he hecho a través de concursos. Imagínate: hoy he recibido una llamada desde Argentina de una escritora a la que conocí a través del primer Scream que gané. Este proyecto es, además, un experimento, una manera de probar nuevos caminos y de ponerme a prueba ante mí, no ya ante un jurado, de si soy capaz de hacerlo.
Y después de este rollazo que te he metido me reitero: gracias por creer en mí y por tu cariño. Mil besos.