lunes, 22 de junio de 2009

EL CAMINO DEL CORAZÓN


Oí decir una vez que quien sigue el camino del corazón raras veces se equivoca. Sus latidos marcan la pauta a seguir, la senda que ha de llevarnos a lo que deseamos. Cada bombear de la víscera tonta ha de ser un paso en la dirección deseada y el corazón el guía que nos llevará hasta la decisión correcta.
La vida es demasiado corta, breve, fugaz como para desperdiciarla. Pasa veloz ante nuestros ojos. No hay ayer ni mañana, solo exite la fugacidad de cada instante y la eternidad del recuerdo, casi siempre desvirtuado, falseado, idealizado.
Seguir la senda del corazón es la utopía. Mis pasos al compás de los latidos me llevaron a donde estoy. ¿Equivocaciones? Todas las posibles. ¿Miedos? A cada paso. ¿Felicidad? La de saber que seguí mis propios dictados y erré porque tengo derecho a cometer, a gozar y a aprender de mis propios errores.
Y así, a cada decisión tomada, sea correcta o equivocada, voy haciéndome a mí misma, voy dibujando mi propio, particular, genuino y único yo. Nunca renegaré de aquello que hice. Nunca diré que me he equivocado. Nunca me arrepentiré. Cada latido, cada paso aunque sea mal dado, hacen de mí lo que soy. Mirando de frente la vida. Asumiendo cada decisión con valentía. Gozando lo bueno, intentando sobrellevar lo malo.
Que no me vengan a decir lo que tengo que hacer. Que no me hipotequen la vida con deudas ajenas. Que no me hagan cargar con los errores y el egoismo de otros. Que me dejen vivir en paz. Que me permitan seguir el devenir de mi tiempo, el tic tac de cada segundo, cada minuto, cada hora de mi reloj... que no me impidan ser feliz. Que cada uno siga su camino y me deje seguir a mí el mío. Que dejen a mi corazón latir .
(Lo siento, se me escapó el sentimiento, se me voló la imaginación y se me fue la mano en el teclado. Esto no es un momento de dudosa inspiración, es simplemente un arrebato, un desahogo... un grito de impotencia ante aquellas circunstancias y personas que no dejan que vaya detrás de mi corazón).

1 comentario:

Mjesus dijo...

Paciencia, cariño.
Piensa en todo lo que has conseguido en tan poco tiempo.
Un beso muy grande.