jueves, 23 de octubre de 2008

PARTIR DE CERO

Sin ánimo de ser pesimista, convencida de que la lluvia que no cesa tiene un efecto depresivo en mí, me siento como si tuviera que volver a partir de cero, a empezar desde el mismísimo principio. Tengo una novela publicada, cierto. He ganado tres premios, es verdad. He conseguido hacer algunos contactos, no lo negaré. Pero todo está como encallado, congelado en el infinito y la nada.
Mi novela se ha publicado pero no consigo a nadie para que hable de ella en una posible presentación. Sigue escondida, por decirlo de alguna manera, no ha tenido presentación en sociedad y, por supuesto, nada de promoción. Gracias a Zoé Valdés (la escritora, sí, sí, como lo leéis) he podido contactar con Bigas Luna que vive aquí en Torredembarra, donde resido yo. Bueno, más que con Bigas hablé con su mujer Celia que está hasta las narices de que la gente le pida cosas a su marido, la pobre. Al principio me pareció un poco borde pero luego entendí por qué me hablaba como si estuviera enfadada. Aparte que creo que debía de tener un muy mal día. El caso es que les he hecho llegar un ejemplar de la novela y a ver qué pasa. Las acciones para hacer la presentación también siguen por otro lado, tengo dos frentes abiertos pero de momento nada.
Casualmente mientras escribo esto Zoé Valdés me ha enviado el contacto de Juan Abreu, un escritor cubano al que le pediré el favor en su nombre a ver qué pasa. Es genial que un escritor consagrado como Zoé tenga el tiempo y la paciencia de atender a alguien como yo a quien sólo conoce a través de internet. Sorprendente sobre todo. ¡¡¡Qué gusto que vaya a tener mi novela entre sus manos y en su biblioteca!!! Un sueño.
Por otro lado mi nueva novela no arranca. Los de YoEscribo siguen sin dar señales de vida y sin ingresarme los 6.000 euros del premio y no sé que hacer aparte de esperar. Para colmo de males son la una menos cuarto y el fontanero, que tenía que venir a las 10 aún no ha venido. Y yo me pregunto, son todos estos tipos que vienen a hacerte cosas a casa unos impresentables o es que soy gafe yo???? Mañana más y a ver si mejor.

1 comentario:

Mjesus dijo...

No me digas que estás deprimida ¡Venga, arriba ese ánimo!
La única contrariedad que veo en lo que has dicho, es la informalidad del fontanero, y en lo perezosilla que estás con tu nuevo proyecto...
En cuanto a todo lo demás, no le veo problema: tendrás tu presentación, de eso estoy segura, sólo tendrás que conjugar el hechizo oportuno. Tendrás tu dinero, (más le convienen que así sea, porque no deben hacer enfadar a una bruja) pero si no te lo envían… le achuchas a Max y que los muerda.
Y sobre lo que dices de lo extraordinario que es, que un escritor consagrado te haga caso. Yo estoy contigo, pues eso mismo me ocurre a mí desde el primer correo que me enviaste.
Un beso amiga, eres la mejor.