lunes, 13 de junio de 2011

FÓRMULAS MÁGICAS


¿Existen las fórmulas mágicas para esto de escribir? No me refiero a las recetas a la hora de elaborar un texto, los manuales, las guías de escritura, los talleres literarios... no, me refiero a poder hacer realidad el sueño de ser escritor publicando y, a ser posible, ganando algún dinerillo con ello. No, no existen. Hay quienes dicen que es fundamental tener un buen agente. Conozco escritores que tienen los mejores agentes y siguen ahí, esperando que llegue su momento, viendo como sus libros se retiran de las librerías por falta de ventas, sin que nadie se digne a comprar sus manuscritos... tener agente no es garantía de triunfar. Hay quienes opinan que lo suyo es que te publique una editorial de las grandes. Conozco escritores que están bajo el manto protector de grandes grupos como Planeta o Ramdom House y se encuentran en el mismo caso que esos otros a los que me refería cuando hablaba de quienes piensan que es necesario tener agente. ¿Qué es entonces? Ni siquiera escribir bien, ser muy bueno es una garantía. Sirva de referencia el caso de John Kennedy Toole. ¿Extremo? Sí, pero más habitual de lo que nos pueda parecer. No el hecho de suicidarse porque no quieren publicarte un libro y después ganar el Pulitzer a título póstumo, no, me refiero a que no siempre se publica lo mejor, ni siquiera lo bueno.
¿Entonces qué? Ya me gustaría a mí saberlo, ya. No existen las fórmulas mágicas pero sí que debe de producirse la magia, como me comentaba hace poco mi amigo el escritor Víctor del Árbol. Por mucho que tengas todo a tu favor, si no se produce la magia de la literatura, si los lectores no se enamoran de lo que escribes... difícilmente habrá nada. Trabajo, paciencia, disfrutar de este apasionante camino que es la escritura y un toque de magia. Espero que me salga al encuentro cuando El Café de la Luna empiece a volar.